miércoles, 5 de septiembre de 2007

Quién ganó el Mundial?

Uno de los aspectos más interesantes del Mundial de Fútbol de 1978 reside en la siguiente contradicción: un régimen extremadamente represivo que carecía de apoyo social amplio y que dominaba a la población por el terror, pudo presidir y extraer provecho político de un campeonato de fútbol en el que el comportamiento del público no manifestó ningún repudio al gobierno. Todavía más, la sociedad “presentó la imagen de un país unido, de una comunidad en armonía y en paz, en la que todos se sentían argentinos y estaban orgullosos de serlo”Se puede afirmar, entonces, que el Mundial fue “una fiesta de todos” pero ¿fue realmente así?

(Novaro, M y Palermo, V. Historia Argentina. La dictadura militar 1976-1983. Buenos Aires, Paidos, 2003. pag.159)

“El triunfo final de la selección argentina en el Mundial de Fútbol ha supuesto que la Junta Militar que dirige el General Videla haya cubierto con creces los objetivos que se propuso al emprender la organización del campeonato. Durante 25 días, los problemas del país argentino han pasado a un segundo plano y el título mundial conseguido por su selección los mantendrá ocultos durante más tiempo aún…” Diario EL País, Madrid, Junio 1978

Está claro que los beneficios no se distribuyeron de manera homogénea. Esto evidencia el uso político del deporte, en este caso el fútbol abriendo una gama de interrogantes: como pudo el gobierno de Videla sacar rédito político del Mundial? La propaganda, como la de la ilustración, fue una herramienta utilizada con este fin ¿pero por qué la opinión pública respondió a la Junta Militar? ¿No hubo resistencia?

1 comentario:

Ernes dijo...

El mundial del 78 fue una época nefasta para nuestro país, con un contraste donde se podía ver claramente como por un lado se escuchaban los gritos eufóricos de un pueblo enardecido por las victorias deportivas de su selección sin tomar en cuenta(la gran mayoría) de lo que estaba sucediendo con sus compratiotas a los cuales se les estaban privando de su libertad y torturando, y los familiares de estos(llámese Madres y Abuelas de Plaza de Mayo)se movilizaban a Plaza de Mayo en busca de respuestas que nunca le fueron dadas, y lamentablemente el mayor apoyo le fue concebido por periodistas extranjeros que conocían la violaciones a los derechos humanos que estaban ocurriendo.¿No hubiera sido mejor que estas mujeres hubieran recibido el apoyo de todo el estadio monumental, y que este hubiera estado vacío y solo Massera hubiera gritado el triunfo?


Ernestina Paniagua y Laura Solferino